Share

EL BOTÓN “COMPARTIR”: NUEVO RETO PARA LAS PÁGINAS DE POKER

 

Tras la conquista de la Red y de los móviles, ahora el próximo objeto de deseo del mundo del poker online son las redes sociales. El mundo de los juegos de casino y de poker en línea están en pleno auge, así como las redes sociales tipo Facebook, Twitter y demás plataformas 2.0, así que la unión de ambos sectores son un éxito seguro.

Las redes sociales se han convertido en una herramienta muy rentable para las empresas que pretenden llegar a un gran número de personas en el menor tiempo posible, con la posibilidad, además, de segmentar los públicos y lanzar la flecha con mayor puntería a su público objetivo, optimizando así al máximo los costes de la publicidad.

Son dos los caminos principales a los que las casas para jugar al poker apuntan en cuanto a la publicidad se refiere en estos soportes. Por un lado, la presentación virtual en estas plataformas, cuyo uso ya es bastante frecuente, y por otro lado, y lo más deseado, es el uso del botón “compartir”.

Si un usuario de una casa de poker o casino online recomienda a sus contactos un sitio web, quiere decir que confía plenamente en el servicio que recomienda y ha sentido placer con su uso. Este hecho se traduce en que quien reciba dicha recomendación y se decida a entrar en un sitio web, tipo www.pokerlistings.es, lo hará de una manera mucho más segura y con mayor confianza.

Esta herramienta ha creado una nueva tendencia en los casinos online y en las páginas de poker online, y es la estrategia de recompensar al jugador que recomendó el sitio con un bono para usarlo en la casa, como agradecimiento a su confianza, claro está, siempre y cuando el amigo al que se lo recomendó entre en la casa de juego.

De esta manera, esta estrategia cumple una doble función, por un lado motivar a los jugadores de texas holdem, y, por otro, obligar a que la casa de apuestas responda con el mejor servicio, ya que si las recomendaciones empiezan a tener un carácter negativo, la marca en cuestión recibirá una mala reputación y, por tanto, se dará el efecto contrario al deseado.

Share