EL VENDEDOR + GRANDE

FacebookTwitterGoogle+Share
Resumen práctico de las 10 leyes del éxito del mayor vendedor del mundo Inspirado en Ogmandino UNO: NACI PARA TRIUNFAR, NO PARA INCLINARME ANTE LA DERROTA Nunca nadie puede engañarnos más que nosotros mismos, pues es muy fácil convencernos de aquello que deseamos creer. NUNCA nadie me ha engañado tanto como yo mismo me he engañado. Pero Basta, ha llegado el momento de estudiar mi imagen en el espejo, hasta que reconozca que el peor enemigo que puedo tener, soy yo mismo. Ha llegado la hora, el momento de lanzar bien lejos esas dos muletas en las que me he apoyaba, el sentimiento de auto-compasión y desprecio por mí mismo. Cuan estúpido fui al detenerme desesperado, al borde del camino, envidiando a los triunfadores y a los ricos, que pasaban a mi lado, ¿a caso han sido ellos dotados talentos especiales? Inteligencia especial? De valor heroico? De ambición o de otras cualidades? ¿Se les dotaron acaso de días más largos para que acabaran sus tareas? Dios no tiene favoritos, todos hemos sido del mismo barro, hasta los más ricos y los mas triunfadores padecen épocas dolor y de fracaso. Pero ellos aprendieron que no hay paz, ni dificultades, ni risas sin pena, ni penas sin lucha. YA NUNCA MÁS VOLVERÉ A COMPADECERME NI, DESPRECIARME. Hoy sé al fin que la paciencia y el tiempo pueden conseguir más que la fuerza y la pasión. Estoy preparado para una vida de felicidad porque por fin he conocido el secreto. El fracaso es el camino del éxito. Pues al descubrir que algo es falso, nos sentimos impulsados en buscar lo verdadero. Con frecuencia regué el camino con lágrimas, pero recorrerlo no fue tiempo perdido. NO HAY NADA QUE NO PUEDA LOGRAR, SI ME LO PROPONGO. YA NUNCA MAS VOLVERÉ A COMPADECERME, NI A DESPRECIARME. DOS: YA SOY DIFERENTE Y MEJOR DE LO QUE ERA. JAMAS SALUDARÉ UN NUEVO DÍA SIN UN PLAN QUE ME GUIE. Por eso cada día me levantaba sin brújula, sin guía, sin más preocupación que sobrevivir hasta el anochecer. En aquella época pensaba que las únicas metas que valían eran aquellas que nos daban oro, fama, poder, reconocimiento, dinero, cuan equivocado estaba. A esos grandes sueños los grandes intelectos los llaman sueños y los guardan en su corazón, donde nada ni nadie pueda burlarse de ellos. Esos sabios al saludar cada día se proponen metas menos grandes y ambiciosas pero antes de acostarse, se aseguran de haber logrado todo lo que se propusieron por la mañana. Así los logros de cada jornada se van sumando, como una hormiguita que va guardando los granitos de arena hasta poder construir un castillo donde poder vivir y hacer su sueño, por fantásticos que sean. JAMAS SALUDARÉ UN NUEVO DÍA SIN TENER UN PLAN QUE ME GUIE, cuando nos hayamos propuesto metas y alcanzarlas—-, por pequeñas que parezcan y las logremos ya habremos conseguido la mitad del recorrido del éxito. Hasta las tareas más tediosas y aburridas, las que menos nos agradan pueden transformarse en agradables si pensamos que al hacerlas, estamos más cerca de nuestro sueño. En este momento, no necesito saber todo el trayecto de mi itinerario. Mañana me fijaré las metas para ese día y así lo haré al día siguiente, y así al posterior y así sucesivamente. JAMAS SALUDARÉ UN NUEVO DÍA SIN UN PLAN QUE ME GUIE TRES: ME SIENTO GOZOSO OPTIMISMO. Recibo con alegría cada día y lleno de confianza en vez compadecerme de mi mismo y dejarme avasallar por el temor. Cada amanecer me aventuraré en el día, con 3 poderosos aliados: - La confianza, tengo confianza en que puedo hacer frente a CUALQUIER desafío. - El orgullo, me ayuda a hacer las cosas de acuerdo a mi leal saber y entender. - Entusiasmo, siempre teñiré mis días con gran entusiasmo, cuando pensamos que lo único que nos puede hacernos felices es la comodidad y el lujo, nos damos cuenta que lo que de verdad necesitamos es algo que despierte nuestro entusiasmo. Olvidaré que tengo que trabajar para comer y emprenderé todas mis tareas con gran entusiasmo y energía con la mayor atención y mejor ánimo. Así haré mis tareas rápidamente y las horas pasaran rápidamente. Y si mi entusiasmo persiste así día a día, podré ofrecer lo mejor de mí, a mí mismo y a los demás. CUATRO: SOY DUEÑO DE UN PODER MARAVILLOSO Y PUEDO INFLUIR EN LOS ACTOS Y PENSAMIENTOS DE LOS DEMAS. Podemos influir en los demás si los tratamos a ellos como nosotros quisiéramos ser tratados. Somos imagen de los otros, alentamos las mismas esperanzas y tenemos los mismos defectos. Por nuestras venas corre sangre similar. Cada vez que grito, me responden voces, si frunzo el ceño, me responderá otro ceño fruncido, neciamente he culpado a los demás, cuando verdaderamente el culpable de todo esto, era yo. Me comprometo a seguir este voto cada día de mi vida, JAMAS me mostraré desagradable con nadie, sonreiré siempre a mis amigos y enemigos, me esforzaré en encontrar en ellos cosas que alabar. Una sonrisa es algo gratuito y muy muy poderoso, que puede derribar tronos. Elogiar, alabar, preocuparse por alguien es tan bueno como para el que lo hace, como el que lo recibe, en el momento en el que elogie, y trate con amabilidad, las virtudes de otras personas, estos, empezaran a percibir en mí cualidades y cosas en mí que no habían percibido. JAMAS ME MOSTRARÉ DESAGRADABLE CON ALGUIEN ¿hay algo más fácil que descubrir los defectos de los demás? He desperdiciado un montón de opciones en mi vida, por gestos desagradables con otras personas, cuando una sonrisa y un gesto amable, hubieran abierto un montón de puertas, habrían ablandado un montón de corazones y habría ganado manos amigas. JAMAS ME MOSTRARÉ DESAGRADABLE CON ALGUIEN. Ahora sé que la vida no está hecha de grandes sacrificios, dedicaciones u obligaciones, sino de pequeñeces, pequeñas cosas, una sonrisa, una pequeña ayuda, son cosas que conquistan a los corazones y nos permiten prolongar su afecto. Una palabra amable hace que cualquier persona se reconforte, se suavice, obligándolo a despojarlo de sus asperezas, y antipatía JAMAS ME MOSTRARÉ DESAGRADABLE CON ALGUIEN QUINTO: EL SOL NO BRILLA SIEMPRE. NO SIEMPRE REINA LA PAZ No importa que sea una persona sobresaliente, o que sea una persona persistente o que sea super eficiente en mi trabajo, habrá semanas que lo que intente, acabe en frustración. Se trata de la adversidad, y buscaremos en ella el camino perfecto para llegar a nuestra meta. Es el camino adecuado para llegar a la verdad, el fracaso. Incluso los mas valientes y los mas poderosos, han pasado y pasan por épocas así. Transformar en bien, ese instante y convertirlo en algo para mejorar, para que sea un trampolín hacia nuestros objetivos. Esa adversidad, será la semilla del triunfo! SEXTO: ME HE ENGAÑADO A MI MISMO DEMASIADO TIEMPO He creído que el trabajo era el doloroso camino que tenía que sufrir y justo ahora he aprendido que los frutos del trabajo son el más dulce de los placeres y que si bien el genio puede panear geniales obras, solo el trabajo puede llevarlas a cabo. Cuanto más fácil serían mis tareas, si en vez de dedicarle tiempo a quejarme sobre ellas, lo hubiera dedicado a mejorarlas para hacerlas como es debido.Riqueza, fama, felicidad, son cosas que solo pueden llegar a mi vida, si me decido a rendir mas cada dia y a prestar mejor servicio por lo que se me paga. Por eso cuando se me pida que camine un kilometro, caminaré dos. NUNCA REALIZARÉ UN TRABAJO SIN DAR LO MEJOR DE MI, ahora se que para crecer tengo que atender a mi trabajo e ir por delante de los tiempos, debo asumirá algunas rutinas para sacar los tesoros de mi mente, puedo hacer cualquier cosa que se me asigne. El éxito del trabajo no es la recompensa que se tenga, sino el orgullo y la satisfacción de llevarlo a cabo exitosamente. Al acabar mi jornada, continuaré esforzándome un poko más y haré que esa tarea extraordinaria, sea una inversión para mañana. Con esa actitud, no fracasaré nunca. Si trabajo así soy capaz de soportar las burlas de los que ni siquiera cumplen con su jornada laboral. No importa, JAMAS REALIZARE TRABAJO ALGUNO SIN DAR LO MEJOR DE MÍ MISMO. Dadme trabajo y amor, solo eso y viviré satisfecho en mi suerte, el secreto primordial de la felicidad es tener algo que hacer. Y si dudo del valor de mis esfuerzos, nunca abandonaré mi tarea, como pudiera ocurrir en algunas ocasiones. NUNCA TRABAJARÉ, SIN DAR LO MEJOR DE MI. SEPTIMO: CENTRARSE SOBRE TODAS LAS COSAS Llevo años corriendo de un lado para otro, buscando arcoíris. Llevo años echando cubos en pozos secos y desperdiciando mi tiempo buscando en muchas direcciones, pero eso es cosa del pasado, ahora entiendo porque el éxito se ha mostrado esquivo. Si abandono un plan por otro, nunca lograré algo grande. Los que se concentran en una cosa cada vez, son los que consiguen las cosas. Ahora conozco el secreto lo tenia cerca de mí pero estaba demasiado ciego. SIEMPRE me dedicaré en cuerpo y alma a la tarea que realice. La diferencia entre personas exitosas y fracasadas no radica en la cantidad de cosas que hacen sino en las cosas inteligentes que hacen. Muchos de los que quieren lograr cosas, lo hacen a tontas y a locas y es por eso por lo que no consiguen lo que tanto desean. Nunca me pondré manos a la obra sin entregarme a ello, como si en el mundo no hubiera otra cosa más importante que eso. Siempre me dedicaré a las tareas que realice en cuerpo y alma. Me fijaré en metas y las tendré presentes solo encntramos aquello que buscamos con todo el corazón. Si no tenemos metas, efectivamente, no encontraremos nada. Y nada puede esquivarnos de esa meta, si ponemos la totalidad de nuestros recursos y trabajo en conseguirlas. La gota de agua que cae continuamente por la roca, acaba atravesándola, mientras que el gran torrente de agua cuando se encuentra con la roca, lo único que hace es esparcirse. Dejaré una huella, en este mundo. El mundo sabrá que he vivido. Me dedicaré en cuerpo y alma a la tarea que nos propongamos. OCHO: LAS OPORTUNIDADES Que ciego he sido, nunca he aprovechado la oportunidad que se me presentaba. Ahora comprendo que las oportunidades no se presentan con la oportunidad de riqueza, o logro o éxito que encierran, emprender cada tarea con ánimo y perseverancia, sin que importe cuán difícil o sencillo nos sea, es la única manera de aprovechar las oportunidades. En adelante caminaré con la cabeza bien alta y buscaré de manera feroz, nuestras oportunidades. Ya nunca, volveré a tiempos pasados, donde mis fracasos coleccionaban oportunidades que se iban delante mia. Cada día al levantarme recibiré el día con una sonrisa, aunque sean muy desagradables las tareas que tengo que realizar. Ahora se que la oportunidad no llama a la puerta, sino seré yo quien tenga que pegar en su puerta. NOVENO: MIS DEFECTOS He sido muy blando conmigo mismo. Nunca he dedicado tiempo antes de acostarme a repasar todo lo que he hecho a lo largo del día. Mis malos hábitos y mis vicios, las metas que he logrado, el tiempo que he dedicado a cada cosa, caminé ese kilometro de más. Mis días, no terminan al caer el sol, cada noche revisaré, sin falta todo lo que hice a lo largo del día . DECIMO: TENER FÉ CIEGA, CON O SIN UN DÍOS Prometo no olvidar JAMAS, que el mayor de poderes radica en mi poder de ORACIÓN, No permitas que defraude a las personas, no permitas que mis distracciones o trabajo me aleje de mi familia, ayudame a luchar por mis metas, sin parar de tender una mano a quien lo necesite. Ayudame a ser comprensivo con los demás, dame constancia en el trabajo y honradez en la forma de hacerlo y págame con lo que quieras y escucha como agradecido te doy las gracias. Ofrecido por | Juan García Sugerencias | webmaster@4cuarenta.com
FacebookTwitterGoogle+Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*