LA IMPORTANCIA DEL ENVASE

FacebookTwitterGoogle+Share

El envase también comunica

El envase es uno de los principales componentes del producto. ¿Escuchaste alguna vez aquello de que el producto entra por los ojos? Además de cumplir con el objetivo de proteger el producto, hoy día el envase es una nueva forma de comunicación con el cliente y puede llegar a decir mucho de ti. ¿Para qué sirve el envase?  Desde el punto de vista del producto, el envase sirve para asegurar su funcionalidad y seguridad; además, debe facilitar la manipulación, almacenamiento, traslado y apertura. Desde el punto de vista del cliente, el envase es clave, pero sin exagerar: ¡hay envases tan costosos y sofisticados, que terminan siendo más importantes que el producto!... provocando el rechazo del cliente. El envase puede aportar información útil al cliente; puede comunicar los valores de la compañía (si es respetuosa del ambiente, utilizando materiales reciclables); puede educar al consumidor (incluyendo precauciones y prevención de riesgos)… Si tienes que diseñar el envase de tu producto, ¡no desaproveches este poderoso medio de comunicación!  El envase adecuado  Conseguir el envase adecuado para el producto adecuado, es una de las claves del marketing contemporáneo. Cuando hablamos de envases en general pensamos en objetos: cajas, bolsas, envoltorios. Pero los intangibles como los servicios, también pueden tener un envase adecuado, y en el caso de servicios personales, el “envase” es tu propia presentación. Desde este punto de vista, hoy en día se puede considerar que los sitios web, blogs, sitios personales en redes sociales, la selección de la imagen que te representa en la red y otros elementos de comunicación, también constituyen un “envase” adecuado al producto que ofreces. Entonces… ¿para qué sirve realmente el envase?  En definitiva, el envase sirve para hacer atractivo el producto a los ojos del cliente, y esa atracción radicará en los valores y motivaciones del cliente para seleccionar el producto. En realidad, debes diferenciar el diseño del envase de la “etiqueta”. La etiqueta es un elemento que obligatoriamente debe estar en el envase y contiene la información que determinan las leyes o reglamentaciones; por ejemplo, en los alimentos, la información nutricional. El resto del envase está a tu disposición para que a través de su diseño, colores y formato, te comuniques con tu cliente y le transmitas información relevante. Muchas veces, un simple cambio en el envase puede hacer aparecer como nuevo un producto existente, recreando una nueva imagen en la mente del consumidor.      
FacebookTwitterGoogle+Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*