MOTIVACIÓN

FacebookTwitterGoogle+Share
Motivación: el secreto mejor guardado de una empresa Si nos ceñimos a la lectura exclusiva de las dos primeras acepciones o definiciones del término o palabra “motivo” que nos da la RAE, encontraremos una extraña curiosidad...

motivo, va

(Del lat. tardío motīvus, relativo al movimiento).

1. adj. Que mueve o tiene eficacia o virtud para mover.

2. m. Causa o razón que mueve para algo.

Efecto y causa

 Como se puede apreciar, el motivo es aquello que mueve algo, o que tiene la virtud de moverlo, incluso la causa de lo movido; efecto y causa, energía y motor en un todo...¿alguien duda aún del poder de la motivación?¿es la motivación de una plantilla la principal causa del éxito o el fracaso empresarial?... ¿acaso podemos vivir o trabajar desmotivados? La motivación Son muchos los motivos que pueden concurrir en el momento que hemos decidido iniciar una nueva empresa, pero hay uno que básicamente resume todos los demás, la idea central de nuestro proyecto, donde precisamente deben concurrir todas las motivaciones y esfuerzos para construirlo. Esa idea central ha de contar con el apoyo de toda la plantilla, que ha de estar motivada de forma que los esfuerzos no se dispersen. Aquí la gran pregunta sería: ¿cómo conseguir una oficina feliz, osea, más productiva, motivada, entregada con su trabajo, participativa? La oficina feliz  La oficina feliz no existe...o sí...depende...puede existir un grupo humano feliz trabajando en común una idea. El concepto tradicional de una oficina interrelacionada por lo humano y lo profesional se va alejando, cada vez más, de la idea empresarial de oficina polivalente, dando paso a modelos de oficinas virtuales, donde parte del trabajo se subcontrata vía e mail. También surgen aquí y allá, pero sobre todo en la web, centros de trabajo comunitario muy tecnologizados, donde varios profesionales desarrollan distintos oficios de una misma profesión cada uno. Resultado Si transferimos lo que no sabemos hacer a los profesionales adecuados, aplicamos ciertas dosis diarias de diplomacia en nuestras comunicaciones internas con los colegas y compañeros de trabajo, nos ajustamos a los plazos en los proyectos –lo cual implica una buena planificación- y nos acordamos que la idea es igual de importante que las personas que la ejecutan, habremos acertado en varias cosas...aún quedan muchas otras...pero la buena comunicación entre iguales es fundamental para, no ya crear una empresa, sino para el desarrollo de cualquier actividad humana.
FacebookTwitterGoogle+Share

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*