Share

Suegras: la excelencia en la comunicación empresarial

¿Quién no usa ya el móvil como agenda ¿ ¿Quién no conoce el iPad? ¿Quién no tiene aún un ordenador en casa?…para toda regla hay una excepción, y para esta creo que hemos encontrado, al menos una, …!La suegra¡

La relación con la suegra: ¿difícil o fácil?.

Amanece

 El luciente Febo asoma un día más sus cálidos rayos de sol por las estribaciones de la serranía malagueña, osea, por Antequera. Ella ya lleva despierta varios minutos. Es una persona mayor, y necesita algo más de tiempo para poner su maquinaria corporal en marcha. Una vez aseada, se pone su cafelito, y oye las noticias en el transistor mientras lee otras noticias locales en su periódico de toda la vida, el cual llega puntualmente a las 6 de la mañana. Ya son las 8.

Mañana

Una vez desayunada, desconecta del mundo y se va a oir misa. A las 9 sale de hablar con el altísimo y se va a comprar al mercado. Allí carga el carro de la compra en menos de 20 minutos, ya se conoce de memoria el itinerario, y llegará de nuevo a la casa sobre las 10 y  media más o menos. De nuevo enciende el transistor, hace sus tareas, la comida, y a las 13 de marcha a tomar un aperitivo con sus amigas. No volverá a casa hasta las 15, hora de dar de comer a los que aún quedan solteros en casa.

Tarde

La tarde es más relajada: lectura de los clásicos, alguna visita de un familiar, pero sobre todo repaso de los periódicos que el tiempo o el olvido de la edad no le dejaron leer tranquila. Editoriales de hace un mes, artículos atrasados de los suplementos literarios y culturales, salpicado con alguna novelilla de mesita de noche, como pueden ser las de Pedro Antonio de Alarcón, incluso algo de poesía romántica…Byron, Espronceda, el Duque de Santillana,…si de algo puedo calificar a mi suegra, literalmente es de leona…lo lee prácticamente todo, hasta las etiquetas del Shampoo, como le suelo decir en broma.

Noche

La noche ha caido sobre la ciudad; tras los visillos, la calle atraviesa el tiempo recogida en la luz tenue de la farolas a medio gas…me acerco a ella, que está casi dormida releyendo la columna de Vicent del domingo pasado y le pregunto: “Suegra…¿sobre que escribo mañana?…ella me mira sonriente con la vista cansada, pero la mirada viva y me dice: “tú escribe, ya te saldrá algo hijo” y se vuelve a dormir. Me gustaría saber lo que está pensando ahora mismo…es una santa…pero muy bien informada, eso es fijo.

Share